La Neurodidáctica y los procesos de enseñanza-aprendizaje

publicado en: Destacados, Noticias | 0

Los avances de la neurociencia  en el campo de la educación, han llevado a buscar nuevas estrategias pedagógicas y curriculares. Es por ello que ATEUCHILE trabaja en una línea de capacitación cuyo fin es ayudar a los estudiantes a afrontar el procesamiento de la información, la que involucra, entre otros, a los equipos técnico-pedagógicos, docentes y educadores de párvulos.

“Conocer los procesos mediante los cuales el cerebro aprende, permite concebir nuevas formas de enseñanza sobre una sólida base científica que permita una formación integral del ser humano”, señala la docente, sicóloga, especialista en didáctica e investigadora en neurociencias cognitivas, Carmen Gloria Jiménez, confirmando que los avances de esta área en el campo de la educación ha cobrado relevancia durante los últimos años y su influencia es innegable.

Se trata de un enfoque con evidencia probada, ya que existen procesos biológicos con los cuales es posible saber si se están produciendo o no aprendizajes. Gracias a la tecnología, también se puede obtener evidencia sobre cómo se está produciendo el proceso cognitivo en el momento”, asegura.

Un proceso educativo apoyado por Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ya que su Centro de Investigación y e Innovación Educacional (CERI) se encuentra difundiendo una serie de documentos que señalan que los profesores deberían orientar sus prácticas de aula desde la evidencia neurocientífica.

“Se está trabajando mucho todo lo que tienen que ver con prácticas de  interacción corporizada, que son procesos llamados ‘en activos’, y en el desarrollo de funciones ejecutivas. La misma OCDE dice que el mejor predictor de éxito académico, social y económico de las naciones es el desarrollo de las funciones ejecutivas desde la etapa pre escolar, que tienen que ver con la maduración del cerebro, el crecimiento de materia blanca y desarrollo pre-frontal”.

Carmen Gloria Jiménez
Carmen Gloria Jiménez
Juana Campos Bustos (directora de ATEUCHILE) y la investigadora Carmen Gloria Jiménez
Juana Campos B. (directora de ATEUCHILE) y la investigadora Carmen Gloria Jiménez

Según sus investigaciones, la evidencia científica trabaja sobre el que denomina como “el gran concepto de este siglo”, el ‘Conectoma’, que es el mapa de las conexiones de neuronas que establece el cerebro mediante la interacción. “Para que el proceso de cognición sea efectivo, lo ideal es el trabajo con las educadoras de párvulo, porque son ellas las que tienen la interacción más temprana”, enfatiza.

Para la profesional, hasta ahora las educadoras de párvulo han realizado un trabajo desde la perspectiva de la corporización, pero hay que ir más allá: “la comprensión de los aprendizajes futuros y de cómo conectan áreas del cerebro de una manera distinta, tienen que ver con trabajo de este tipo orientado desde un basamento, por ejemplo, de la neuroplasticidad”.

ATEUCHILE y la Neurociencia

En enero de 2015, Carmen Gloria Jiménez fue parte de un innovador curso de Neurociencia realizado en las dependencias de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, en el que profesores y profesoras de la comuna de Quilicura se capacitaron en los fundamentos y principios del área y en su aplicación en el ámbito de la educación y aprendizaje.

Este curso fue parte del Programa de Neurociencias de ATEUCHILE, el cual incluye cursos, diplomas y seminarios dirigidos a docentes, directivos, educadoras de párvulos, equipos PIE, encargados de convivencia y psicólogos educativos.

Entre sus objetivos, se cuentan potenciar en los equipos pedagógicos competencias para favorecer en la comunidad educativa, prácticas relacionadas con los fundamentos de las neurociencias, además de conocer estrategias de enseñanza aprendizaje desde la evidencia neurocientífica, valorar su relación con la educación y adquirir herramientas para la interacción de aula.